Del Altar a Machu Picchu

No me gusta madrugar y eran las 6 am, estábamos cansados, pues llevábamos varios días viajando por el Perú de luna de miel, pero eso no nos quitaba la alegría que sentíamos, ya que en menos de una hora estaríamos por fin en Machu Picchu, la maravillosa ciudad perdida de los Incas.

Iniciamos el ascenso hacia la montaña en un autobús donde casi se podía palpar la emoción y las expectativas de todos los que íbamos allí. Para cada persona en ese autobús Machu Picchu representaba algo diferente, para unos el cumplimiento de una promesa, para otros sólo un lugar más que agregar a su lista, para nosotros, un sueño hecho realidad.Machu Picchu

Cuando dejamos el autobús nuestra guía nos dirige hacia el punto más alto de la ciudad con la promesa de que desde allí tendremos las mejores vistas, no puedo negar que fue un poco decepcionante cuando llegamos al lugar y toda la ciudad estaba completamente cubierta de una espesa neblina y, para variar comienza a llover, ella, notando nuestra tristeza, nos asegura que en minutos podremos ver la ciudad y que la lluvia ayudaría a dispersar la neblina.

Nosotros en Machu PicchyMachu Picchu Parecía magia, de repente, como si fueran cortinas de un inmenso teatro, la neblina comenzó a desaparecer y dejo descubierta ante nosotros la mítica ciudad de Machu Picchu, parecía un espectáculo, de inmediato se escucharon la exclamaciones de asombro de todos las personas que estábamos allí esperando que la ciudad nos diera la oportunidad de verla.Machu Picchu

Fue increíble, no puedo describir la emoción, enseguida comenzamos a tomar fotos, mientras nos contaban la historia de este lugar mágico y lleno de secretos.

Machu Picchu Machu Picchu

Al finalizar el recorrido, nos quedaba un pendiente, subir la montaña de Huayna Picchu.8

Para serles honesta, no me hacia mucha ilusión subir tantas escaleras en una montaña empinadísima por más de una hora, pero ya estábamos allí, y no teníamos nada que perder.11

Al inicio todo fue muy bien, ya luego empezamos a subir, y ya no lo fue tanto, luego de varias paradas para descansar y numerosas amenazas de divorcio a Diego, llegamos por fin a la cima, y fue genial, la vista de Machu Picchu desde allí es asombrosa, pareciera que la ciudad está protegida por gigantes (las montañas), la brisa y el silencio te invitan a quedarte allí observando y disfrutando por un momento de esta maravilla.109

Luego de un rato, empezamos nuestro descenso, cansados, pero felices y listos para emprender nuestro viaje hacia nuestro próximo destino, el Lago Titicaca

(Visited 78 times, 1 visits today)
0

You may also like...

9 Responses

  1. joaquin dice:

    Gracias por este reportaje , se pone a carne de gallina solo de leerlo , es fantastico

  2. Cecilia Carrasco dice:

    Excelente, esas imágenes me invitan a conocer a Machu picchu

  3. Malta Calderón dice:

    Excelente artículo! Por algo se dice que el Perú es uno de los países de América Latina, que más ofrece…Angeli, podrías compartir tu experiencia en cuanto a sensaciones físicas tanto en la subida como en la bajada? Gracias de antemano!

    • Angeli dice:

      Pués en Machu Picchu no senti nada extraño, pero de camino al Lago Titicaca si me dio el famoso mal de altura! La sensación de mareo y de ahogo nada mas. Jejejejejeje

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies