Así fue el crucero de nuestra compañera Nour (Parte 5: Mykonos)

Sabemos que hay muchas personas que estaban siguiendo el crucero de nuestra compañera Nour, es por eso que no queremos dejarle con la intriga de como termina, así que aquí os dejamos el quinto día, Mykonos:

Día 5: Mykonos

Cuando partes del puerto de Katakolón, ya esperas impaciente conocer las islas griegas, al fin y al cabo se supone que es el atractivo principal de este itinerario, aunque después resta un poco de importancia puesto que las ciudades anteriormente visitadas también tienen un encanto especial.

Como consejo, no olvidéis vuestro carnet de conducir en casa, ya habéis visto que nosotros en Katakolón alquilamos un coche para ir a Olympia, pero en las islas griegas existe la posibilidad de alquilar quads entre otros vehículos para moveros por ellas, lo que se convierte en una opción bastante cómoda y económica, así que ya saben y no dejen su carnet de conducir en casa porque os resultará muy útil.

En esta ocasión el Zenith atracó en el puerto de Mykonos sobre las 12 de la mañana y todos deben de estar a bordo a las 20 horas. Es tiempo suficiente para visitar la ciudad en sí, no quizás algunas islas o playas que estén cercanas. Mykonos es probablemente una de las islas griegas más típicas. Pertenece al grupo de las cícladas, fue una de las islas menos importantes de la antigüedad, pero a partir de 1950 ha sido una de las más visitadas, quizás por su proximidad a Delos.

Sus deslumbrantes capillas blancas, los molinos, su atractivo puerto y sus luminosas casas, las cuales son pintadas dos veces al año, hacen de esta isla un maravilloso lugar turístico.

Mykonos está localizada en la parte occidental de la isla, la cuál es cosmopolita y alcanzó su auge antaño debido al turismo de la jet set internacional que la elegía como uno de los destinos favoritos para pasar las vacaciones.

El barco atraca en el puerto de Mykonos que se encuentra aproximadamente a unos 3 kms del centro. Si no os parece mucha distancia y queréis ir a pie, debéis saber que la conexión entre el puerto y la ciudad es la través de una angosta carretera sin arcenes lo cual resulta algo peligroso. Normalmente las compañías de cruceros ponen a disposición del cliente unos autobuses para cubrir dicho desplazamiento y el importe del mismo es unos 6 euros, pudiendo realizar el trayecto de ida y vuelta. La frecuencia de salidas de estos autobuses es cada 20 minutos y la duración del trayecto son 6 minutos. Nosotros optamos por esta opción, no obstante creo recordar que próximo al puerto se hallaba una empresa de alquiler de quads que hubiera sido una excelente opción para moverse por la isla más cómodo.

El bus estaciona en un parking próximo al centro, como a unos 5 minutos a pie, el cual también será el lugar de recogida. Además el paseo hacia el centro es bastante agradable, podréis encontrar muchas tiendas de souvenirs, bares o cafeterías, así como una pequeña playa a pie de calle.

Una vez llegados al centro os adentraréis en la ciudad de Mykonos en todo su esplendor. Calles pavimentadas en piedras con mucho encanto, casas o edificios encaladas de blanco, ventanas azul celeste y muchas flores.

Mykonos tiene fama de ser la equivalente a Ibiza en España, así que tiene muchos hoteles de lujo, muchos bares de copas, tiendas de moda de prestigioso renombre y pequeñas boutiques.

Aunque visité toda esta zona, intenté también perderme un poco por las callejuelas de esta ciudad y la verdad que es precioso el auténticoMykonos, aunque me dio la impresión de que realmente es una ciudad muy modesta o al menos las casas y lugareños que vimos en ella. La visita de la ciudad no es nada complicada, tiene una buena dimensión y además está prohibido el acceso con vehículos. Como principales atractivos cabe destacar:

– La pequeña Venecia fue fundada por los venecianos y además recibe este nombre porque todos los edificios desembocan en el mar. Hoy en día la gran mayoría de los locales presentes son los bares de copas más chic de la zona.

– Los molinos de vientos actualmente son casas habitadas por lugareños que se han convertido en iconos de Mykonos debido a que el viento sopla sin cesar durante unos 200-300 días al año.

– El pelícano Petrus se puede encontrar con un poco de suerte. Un pelícano llamado así al primero que llegó pero se sabe que hay 3 ejemplares ahora y al final de recorrido, allí en la plaza pudimos encontrarnos con ellos.

Si quieres degustar algo de comida griega, hay muchos restaurantes con algunas promociones. Nosotros, aprovechando que teníamos tiempo suficiente, comimos en una plazoleta muy agradable rodeado de flores y pedimos un menú degustación para dos por 15 euros. Eso sí, pedir bien la información porque nos dijeron que las bebidas estaban incluido pero después solo incluían agua y vino y además el pan que te van poniendo con una especie de salsa de yogurt te lo quieren cobrar para clavarte un buen pellizco. Por lo demás, ¡Buen provecho!

Si tenéis mas tiempo para visitar la isla, os recomendamos pillar una de las dos estaciones: la Norte con destino a lugares como Tourlos, Agios Stefanos, Playa Elia… y la Sur con destino a Ornos, Psarou, Platis Yialos… con frecuencia ambos de cada media hora y costo de 1,20 euros. Y si pasan noche allá en Mykonos, ya nos contarán que tal su experiencia

(Visited 145 times, 1 visits today)
0

Written by

Administrador de Viajes and Trips

You may also like...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies