Carnaval de Cádiz

Cuando hablamos de Carnaval, la gente automáticamente piensa en la fiesta de Río de Janeiro (Brasil), Venecia y su estilo clásico o, dentro de España, el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Carnavales hay muchos, y cada uno es distinto (que me lo digan a mí que viví el de Venecia, el de Cádiz y el de Dunkerque, al norte de Francia, en cuatro años consecutivos). No hay dos iguales. Aunque todos comparten una cosa: el espíritu de beber y pasarlo bien.

Sin embargo, para los andaluces, el Carnaval de Cádiz es “el mejor del mundo, picha” y, para los españoles, uno de los mejores y más conocidos del país.

 

Para empezar a ubicarnos, Cádiz es una ciudad de poco más de cien mil habitantes, capital de provincia, ubicada en una pequeña península unida por un trozo de tierra de unos tres kilómetros de largo a San Fernando. Tiene una superficie de apenas 12km2, para que se hagan cargo del tamaño. Aún así, en carnavales y en temporada de playa, Cádiz duplica su población. Es más, posiblemente la triplica en carnavales. No cabe un alfiler.

Si hay algo que hace verdaderamente famoso al Carnaval de Cádiz, son sus famosas “chirigotas”, aunque en realidad también se cantan “comparsas”, “coros” o “cuartetos”. Y también, dentro de las “chirigotas”, se distingue a menudo entre “cuplé” o “popurrí”, entre otros. Se trata de unas canciones o versos líricos que esconden muy bien la crítica social local, nacional e internacional a través del particular sentido del humor gaditano, que tiene, como dirían allí, “mucho arte y mucha guasa”.

Principalmente, estas chirigotas se representan en el Gran Teatro Falla de Cádiz. Las entradas para este acontecimiento se suelen agotar rapidísimo por la gran demanda (principalmente de los propios gaditanos) para acudir a ver las representaciones a un teatro tan chico (solo caben unas 300 personas). Por suerte, el show se puede seguir por la televisión local y por internet, y además se pueden encontrar numerosos ejemplos de estas representaciones en Youtube. Las representaciones van actuando en orden de lista y cada semana hay una serie de eliminatorias hasta que en febrero (la fecha varía cada año) se decide cuál es el finalista o ganador del concurso de chirigotas del Carnaval de Cádiz.

No obstante, algunos de los grupos que actúan en el Teatro Falla y muchos más que no consiguen el honor de actuar allí (incluso grupos de niños pequeños que aspiran a cantar en el Teatro Falla de mayores) se dedican a actuar durante las semanas de carnaval por la calle, especialmente durante la semana de la final del concurso de chirigotas en el Teatro Falla y la siguiente.

La semana de la final, Cádiz se alumbra como si fuera Navidad y se suceden pregones, cortejos, concursos de disfraces, espectáculos infantiles y para adultos, desfiles de agrupaciones que van por la calle cantando sus chirigotas y hasta cabalgatas. La noche siguiente a la Final del Teatro Falla, Cádiz se convierte en una fiesta gigante de disfraces en la calle, donde todo el mundo se reúne para beber y quedar con los amigos, siempre con mucho humor.

Tras la resaca, el domingo, la gente de Cádiz y alrededores (y de otros lugares de España) se une a la fiesta con disfraces, moscatel (un vino típico de la zona), cerveza o rebujito (bebida también típica de la feria que consiste en mezclar vino dulce de Manzanilla con Sprite o 7 Up). Hay muchos puestos de comida y de bebida por la calle y los bares aprovechan para crear barras esporádicas en la calle desde las que servir a la gente. Además, aparecen puestos por doquier que venden cucuruchos de mojama (pescado ahumado), camarones y otros productos de la mar por uno o dos euros.

Los desfiles de agrupaciones chirigoteras se pueden ver por las calles del centro de Cádiz y por las plazas principales (como la del Palillero, Plaza de las Flores, la del Mercado de Abastos, la Plaza Mina o la Plaza de la Catedral). Algunas de estas agrupaciones van a pie, mientras que otras van en singulares carrozas desde las que cantan sus chirigotas, lo que en el programa se llama “Carrusel de Coros”. Cada una de estas carrozas está decorada como vaya disfrazada la agrupación. Como ejemplo, esta carroza de piratas o corsarios:

Otro de los momentos culminantes de estos carnavales es la Gran Cabalgata, que incluye carrozas bastante más grandes y trabajadas que las que se pasean por el centro de la ciudad. Un auténtico desfile que se pasea por toda la avenida principal de la parte moderna de la ciudad de Cádiz para terminar a la entrada del centro de la ciudad, en los arcos de la muralla de Puerta Tierra. Allí, al terminar la Cabalgata, se lanzan fuegos artificiales para celebrarlo.

La gran fiesta del Carnaval de Cádiz termina el fin de semana siguiente con conciertos y con la apertura de la carpa municipal el domingo por la noche. Mucha de la vida de los días de Carnaval gira en torno a la Plaza de San Antonio, donde el Ayuntamiento pone una carpa para los conciertos, concursos, etc. El resto de desfiles de agrupaciones de chirigotas se pasea por el resto de las calles del centro de Cádiz, haciendo reír a mayores y a pequeños.

Sin duda, un espectáculo que vale la pena ver, oír y disfrutar. Háganme caso, si tienen la oportunidad, acérquense a Cádiz mientras están a tiempo. Si no, siempre les quedará esperar al año que viene para disfrutar de su carnaval… Aunque, quién sabe, igual se pasean antes por esta maravillosa ciudad para hacer turismo o para disfrutar de su maravillosa playa de La Victoria, o la de La Caleta. Lo dejo en sus manos.

Marta González Ravina

(Visited 21 times, 1 visits today)
0

Written by

Administrador de Viajes and Trips

You may also like...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies