Nuestro viaje a Las Terrenas (Samaná) y salto del limon

Este pasado fin de semana, volvimos a realizar un viaje para conocer otro de los múltiples lugares maravillosos que tiene República Dominicana. En esta ocasión, fueron varios lugares elegidos: Las Terrenas, El Salto del Limón y Samaná. Desde el sábado al mediodía hasta el domingo en la tarde-noche, pudimos disfrutar de un sin fin de hermosos paisajes y lugares que te dejan sin palabras.

Todo empezó en el viaje desde Santo Domingo a Las Terrenas. Por el camino, nos recomendaron conducir por la nueva autovía del atlántico y la verdad que fue una excelente recomendación. Fuimos bordeando la costa, admirando esas vistas panorámicas de un mar sin final, rodeados en su orilla por numerosas palmeras. Nos paramos a observar desde el Boulevard del Atlántico, donde pudimos tomar las primeras fotografías. Después de 3 horas y pico desde que salimos de la capital, llegamos a nuestro destino.

Ya en Las Terrenas, fuimos de costa a costa hasta encontrar nuestro apartamento, cuyo nombre era Villa Mariposas. Un pequeño y acogedor apartamento, con dos habitaciones, dos baños, salón con sofá cama, terraza y cocina exterior con vistas a un bonito jardín. Deshicimos nuestros equipajes y fuimos directamente a la playa. Allá pudimos aprovechar los últimos rayos de sol y ver una excelente puesta de sol, que junto con las nubes que ocupaban el cielo ese día nos dejaron unas increíbles fotos para el recuerdo.

Una vez se iba haciendo de noche, volvimos a nuestro apartamento para poder disfrutar un rato de relax después de tan largo viaje y estuvimos compartiendo entre el grupo de amigos, jugando cartas, tomando unas cervezas y terminamos viendo un poco la televisión hasta que decidimos ducharnos y prepararnos para la cena. Teníamos dos nombres de buenos restaurantes para visitar: Cuca Marina y Yuca Caliente. Al final optamos por el primero y sinceramente nos agradó mucho.

Entramos en el restaurante de la Cuca Marina y ya el lugar nos llamo la atención. Un restaurante de madera, pequeñito, repleto de gente de varios países, con una cocina tradicional y con un horno de piedra increíble. De carta tenían una enorme pizarra donde apuntaban con tiza todo el menú. Y como no podría ser de otra manera y envueltos en la atmósfera donde nos encontrábamos, decidimos todos comer alimentos marinos: camarones y diversos tipos salsa acompañando al dorado (al ajillo, al mojito…). Una comida excelente a un muy buen precio para ser un destino muy turístico. Acabada la cena regresamos a la casa para ver una película y pronto nos fuimos a descansar para recuperar fuerzas para el largo día que nos esperaría.

El domingo, amanecimos sobre las 8 de la mañana para desayunar en Las Terrenas, recoger nuestras pertenencias y dirigirnos camino al pueblo del Limón, concretamente a su famoso Salto del Limón. Desde que llegamos a la entrada del guarda del salto, hasta el mismo famoso destino, duramos unos 40 minutos atravesando ríos, rocas y sobretodo mucho, mucho barro. Subidas y bajadas repletas de lodo que aunque nos agotaron las fuerzas, la recompensa valió la pena. Con una pequeña parada en un pequeño saltos que bautizamos como “El Limoncito”, pudimos disfrutar de una chapuzón de agua refrescante, con saltos desde las rocas y unos minutos de nado. Luego continuamos nuestro aventurero viaje hacia nuestro ansiado destino. Y en pocos minutos, allá lo vimos: Una hermosa caída de agua de unos 50 metros de altura en la cual cada milímetro valía la pena fotografiar. Tomamos fotos de arriba, de abajo, desde dentro del agua, desde la cima….todos los lugares posibles para no perder ni el más mínimo detalle (Pueden ver las fotos en nuestra fanpage).

Después de varias horas de agotamiento físico pero placer visual, retomamos nuestra camino de vuelta para poder viajar hasta nuestro último destino: Samaná. Allá tomamos nuestro almuerzo en el Restaurante El Bamboo, donde esta vez cogimos fuerzas con buena carne para poder cruzar su famoso puente que conecta la bahía de Samana con una pequeña isla enfrente de esta. Durante el caminar por el puente, pudimos observar un elevado número de erizos y estrellas de mar y según dicen, en la época idónea, se puede observar incluso las ballenas que vienen por esta provincia.

Y para terminar, no me queda más palabras que decir que tienen que venir a conocer República Dominicana en general, porque mientra más lo he conocido, mas me ha gustado.

(Visited 30 times, 1 visits today)
0

Written by

Administrador de Viajes and Trips

You may also like...

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies